jueves, 3 de julio de 2008

Para la boda de Alex y Mónica


Para la boda de Alex y Mónica

suscribí un convenio legal con la luna
que se comprometió ante notario público
a llevar su mejor luz a las playas del Caribe
y negocié con el mes de julio (mi viejo amigo)
para que ofreciera a los novios
la más lujosa de sus noches de verano.
Convoqué como damas de honor a las estrellas
más brillantes del firmamento y al maestro Zeus
como concertino y disk jockey de la sinfónica
del océano y los coros de los espíritus del agua,
ninfas y sirenas
nereidas y náyades
ondinas y duendes del mar.
La novia llegará tocada de mariposas
en un corcel de mar blanco
y el galán la esperará para llevarla
de la mano a recorrer los siete mares
y las cinco tierras.

Para la boda de Alex y Mónica
todos mis amigos están invitados.

4 comentarios:

Alvaro dijo...

Me gusto mucho el poema. Un abrazo

Álvaro Ancona dijo...

Álvaro: me da mucho gusto encontrarte por aquí.

Álvaro I

Amanecer dijo...

Hermoso conjunto de astros!!
Asì como el poema.

Deseandole toda la felicidad, a Alex y Mònica, asì como miles de bendiciones.

Un placer leerte, y visitar tu casa!

Besos y muchos màs.

Álvaro Ancona dijo...

Amanecer:

ya tu nombre es un poema. Gracias por llegar y acuso recibo de tu comentario en "Confidente de secundaria".

´LAvaro