viernes, 20 de febrero de 2009

¡Riiiiiiiiiiiing!


Llevaba tantos años dormido que bastó
abrir los ojos para darme cuenta de que estaba vivo
y los alientos del mundo me embriagaron con su aroma
de cuatro estaciones y siete aguas saladas
y me encontré inesperadamente, y te vi
con los brazos abiertos dándome la bienvenida
y te hice el amor siete veces seguidas
y todas las palabras invadieron mi conciencia dormida
y leí todos los libros y todos los poemas jamás escritos
y me despojé de zapatos y complejos para caminar sobre
el pasto y nadé desnudo de pasados y porvenires en el río,
y probé los manjares de todos los hornos y los vinos de
todas las cavas, y canté a todo pulmón todas las canciones.

Despierten, señores, que la vida es lo que sucede
afuera mientras dormimos. Es una
divertida fiesta y son mis invitados.
Gracias a Dios es viernes y hoy toca.

4 comentarios:

Rossana dijo...

Estimado Alvarín :
Como allá no te puedo comentar, vengo a tu casa para decir :
¡Alo! o ¡Hello! o ¡Diga!

Me encanta este modo de hacer POESIA
Un abrazo
Hasta siempre
Rossana

Álvaro Ancona dijo...

Rossanísima:

esta puerta está siempre abierta para ti. Aquí o donde sea eres mi amiga y una escritora a la que admiro.

Álvaro

Rossana dijo...

Alvaro :
Suena el teléfono hacia mi alma,
Ay! Cuanto me duele la vida en estos días.
Y allí estás, no te pregunto si puedes oirme.
Se, que sí
Gracias por el abrazo
Gracias por el llamado
Gracias por ese pianissimo a mi alma.
Un beso, con el debido respeto
Ross

Ana Muela Sopeña dijo...

Ja, ja....el tiempo apremia, Álvaro.

Un beso enorme
Ana