miércoles, 6 de mayo de 2009

Escepticismo


Dios no existe.
Él mismo me lo dijo anoche antes de dormirme,
y como no existe, debo reconocer que me da miedo,
porque no me sé defender de las cosas en las que no creo
a pesar de haber luchado con dragones y fantasmas
y doncellas vestales durante cinco veces diez años.
Desde que me aseguró que no existía
no he vivido un instante de paz completo.
Sería mejor que Dios viviera
pero Él mismo me aseguró que no existe.
Y yo le creo. Finalmente es dios, ¿no?

8 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Las dudas intensas en este poema, Álvaro.

Para cada uno Dios existe o no existe. A veces de por vida y otras por momentos. Para mí existe, pero tenemos libre albedría y lo estropeamos todo por nuestra inmensa estupidez. El hombre tropieza no una o dos veces con la misma piedra sino miles de veces.

Un abrazo
Ana

"Yo En Resistencia" dijo...

Se vive bien, mientras se permanece ignorante de ciertas cosas...me atrevo a apostar que eres un excelente y fiel creyente!!

¡QUE ATREVIMIENTO LIBELULA!

Como todo lo que escribes, me pareció excelente!

Saludos

Daniela Tivolesi dijo...

Muy bueno, Alvarito!! Ando de buceo por la web buscando alguna joyita y mirá lo que me encontré!! Te sigo, me encanto lo tuyo!!
Nos vemos***
Dani

Rossana dijo...

Siempre es un gusto leer lo que escribes, aunque muchas veces NO SE como expresar de un modo comprensible.
Un abrazo
Rossana

Álvaro Ancona dijo...

Ana Muela:

creo que hay más cosas en el universo de las que jamás podremos comprender. Dios es la número uno entre esas cosas inexplicables que sólo pueden verse cpn el hemisferio derecho.

Gracias, Ana.

Álvaro

Álvaro Ancona dijo...

Libélula:

transito entre el agnostisismo puro y el escepticismo epistemológico, lo cual debo agradecer a Dios.

Álvaro

Álvaro Ancona dijo...

Dani querida: qué agradable sorpresa. Bienvenida siempre.

Álvaro

Álvaro Ancona dijo...

Ross:

ultimamente te entiendo todo. Puede ser culpa mía no aprender a deodificar tu poesía algunas veces. Pero... hablando se entiende la gente y tu eres una persona muy especial a que la he llegado a conocer y a apreciar. Gracias por venir.

Álvaro