lunes, 18 de mayo de 2009

Pero qué galán luzco en tu mirada


Una dama, es una mujer que hace
que un hombre se convierta en un caballero.

Disculpando la arrogancia
qué guapo me advierto en el espejo cómplice de tus ojos,
qué bien se escucha mi lira cuando te canta en la noche,
qué versadas las caricias en el lienzo de tu espalda,
que inspirados mis poemas cuando en musa te demandas.
Perdonarás la jactancia pero ante ti no soy hombre común
me transformo en caballero de espada y blanca montura
cuando te vistes de dama o de frágil cortesana
Soy la mejor puesta en escena de la tercera llamada
cuando la voz del traspunte me convoca al escenario
y la cartelera te anuncia como la estrella invitada.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu palabra vuela, Álvaro, cada día más alto.

Vicente

María BlancaNieves dijo...

Yo creo que habrá una cuarta y quinta llamada todavía, porque cuando existe esperanza la vida no acaba.
Un poema precioso estimado Álvaro.

Como dice Vicente, tu palabra en lo más alto.

Saludos cordiales.

Álvaro Ancona dijo...

Bienvenido, Vicente. El mundo de las letras es muy grande y nos encontrremos siempre.

Álvaro

Olga S.Isidro dijo...

La primera cita, me parece perfecta para un caballero, sólo que en estos tiempos tienden a pensar que esto esta obsoleto, cosa que pierden en general.
Mis saludos poeta.

Álvaro Ancona dijo...

Blanca Nieves:

siempre es un placer encontrarte en mi blog. Saludos.

Álvaro Ancona dijo...

Olga:

es que los caballos blancos están escasos.

Gracias por venir.

Álvaro

Sylvia dijo...

Magnífico poeta eres, Álvaro. No sé si faltan caballos blancos, estos versos me recuerdan más a un caballero moderno de triste mirada... En fin, caballos y espada imaginarios, en este siglo quizás deberías armarte con una motocicleta. Mas no son importantes mis divagaciones, escribiste tu espléndida poesía para una dama, de modo que supongo que todavía existen... ;-) Doncellas, definitivamente no.

Anónimo dijo...

Es indudable que eres la mejor puesta en escena, te mires al espejo o él se ponga de espaldas, mi irónico amigo.

Concha dixit.( y el mar también dixit)

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí, el amor hace que el hombre se ennoblezca. A todos nos hace crecer el verdadero amor. Si sentimos jaulas entonces no es amor, sólo posesión.

Muy bellas letras, querido Álvaro.

Te dejo un beso
y una flor
Ana

Álvaro Ancona dijo...

Sylvia:

Armado con mi motocicleta Harley blanca y mi espada laser, canto bajo tu ventana con mi sintetizador electrónico.

Mientras haya princesas sobreviviran los caballeros.

Álvaro Ancona dijo...

Mientras Concha dixit y el mar canta el mundo sonríe y mi Blog vibra.

Me encanta tenerte por aquí, señora poeta.

Álvaro

Álvaro Ancona dijo...

Ana Muela:

es el motor de todas las cosas buenas que hay en el mundo. Siempre espero la aparición de la undécima musa del olimpo cibernético.

Álvaro

Sylvia dijo...

Ay, Álvaro! Pues qué caballero moderno eres, listo para adaptarse a las circunstancias, cualesquiera que sean.
Esta princesa os agradece tu canto y la alegría que inspiran los caballeros como tu. Me gusta la motocicleta Harvey y quizás la espada láser, pero no el sintetizador electrónico...me conformo con una buena guitarra (no eléctrica!).
La cuestión es que sigas escribiendo bellas poesías y conserves siempre tu sentido del humor...Adelante, amigo!

Álvaro Ancona dijo...

Gracias, Silvia. Me encanta que vengas.

Anónimo dijo...

Aprendi mucho