martes, 2 de junio de 2009

Paranoia


No puedo evitar que me persigan,
que me acosen con sus cabalgaduras demacradas,
sus tristes figuras y la muerte en el mausoleo de Verona,
me roban el sueño con la exquisitez de sus sonetos
o con la perfección de sus ensayos,
son personajes de una de mis novelas
pero antes fueron escritores geniales
y toman revancha por mi irreverencia
quitándome el sueño con sus palabras:
Cervantes y el lugar de la Mancha olvidado,
Shakeaspere con la más grande historia de amor,
Borges con sus senderos que se bifurcan y confluyen en el Aleph,
Wilde con el retrato que se roba los años de Dorian,
Hemingway con las verdes colinas y su viejo pescador
y sor Juana acusándome de hombre necio.
Me están sepultando noche a noche,
condenado a morir fulminado por la letra.

7 comentarios:

Constanza A. Cofré dijo...

Aquí andaba intruseando, y encontré unos interesantes versos. Me ha gustado tu poesía, saludos.

Constanza

I AM dijo...

De blog en blog, curioseando por aquí y por allá, vine a dar con el tuyo, y ahora es posible que también a mi me roben el sueño tus letras.
Saludos

Álvaro Ancona dijo...

Bienvenida, Constanza. Aquí la puerta está abierta y la luz encendida.

Álvaro

Álvaro Ancona dijo...

I AM, pasa que tengo una botellade vino tinto abierta, una guitarra y los amigos son bienvenidos las 24 horas.

Álvaro

Ana Márquez dijo...

Perfecto. Felicidades.

Ana Muela Sopeña dijo...

Sensacional, Álvaro. Espero que aunque la letra te fulmine conserves la cordura para beneficio de los que te leemos con interés y placer.

Felicitaciones
Esta musa te sigue
Un beso enorme
Ana

Álvaro Ancona dijo...

Eres un privilegio, Ana. Gracias.