lunes, 31 de enero de 2011

El ratón vaquero



Qué quedaría de ti, roedor malandrín
sin esa Smith & Wesson calibre treinta y ocho
y los bigotes al puro estilo de Pancho Villa.
Qué quedaría de ti, bravucón enamorado
sin la vieja lira en el balcón de tus pretendidas
y tu sombrero de ala ancha revolucionario.
Sin los símbolos que te protegen de tus complejos
serías un vulgar ratón de alcantarilla color gris,
hijo de una rata jornalera sin blasones,
más lento que Speddy González y
más marica que Mickey Mouse.
Dilecto ratón vaquero
antes de que te devore el bestia de Tom
dame un abrazo fuerte.

6 comentarios:

Miriam Díaz Guzmán dijo...

:)

Hiciste recordar mi infancia.

Humberto Dib dijo...

Hola, Álvaro, llegué hasta tu blog porque vi que un amigo te seguía, decidí también quedarme como seguidor, ya que me pareció un muy buen espacio.
Te invitó a pasar por el mío.
Un saludo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Sherezade dijo...

Pues si he entendido lo que he entendido....está muy bien requetedicho.
Una estrella de alegría
Sherezade

Álvaro Ancona dijo...

Humberto.

Bienvenido. La puerta está siempre abierta. Por ahí te visito.

Álvaro Ancona dijo...

Sherazade:

Creo que entendiste cada palabra. Bienvenida.

Álvaro Ancona dijo...

Miriam:

llevarte al lugar en el que habita la niña que fuiste es un logro. Un abrazote.