jueves, 14 de abril de 2011

Primera critica que recibe "El laberinto escondido de Dios"

El tiempo del este


Los laberintos escondidos de la palabra escrita
Por Guillermo Arias y Góngora.

Al terminar de leer la última palabra de “El laberinto escondido de Dios” tuve el impulso de volver a la primera página. Había que descifrar la cantidad de códigos que Álvaro Ancona (al que jamás había leído) había dejado al lector, no sé si intencionalmente o como resultado de un complejo proceso de inspiración literaria que desemboca en la luz al final del laberinto que nos promete ya desde la portada.

De lo que no cabe la menor duda, es que tanto el argumento, como la arquitectura compleja de la obra que permite a cada personaje presentarse a sí mismo en una inédita segunda persona, son una muestra de la literatura que se escribe en el siglo XXI.  Y es que son dos obras diferentes que se enlazan a través de un argumento que tiene de todo: aventuras, héroes y villanos, personajes llenos de color y sabor y un poco de ensayo filosófico y teológico a través de la etopeya de cada uno de los protagonistas.  Esto sin dejar de ser una novela de ficción, divertida y emocionante.

Ancona mezcla los personajes cotidianos como Roberto, Ana Paola, Cartujo o el padre Mario, con los actores extraordinarios encabezados por los ocho apóstoles de la Arcadia de Amón Ra, conducidos por el genial y maléfico Mayoral, hasta llegar la pareja, que en mi opinión le da vida a la novela: Rómulo y Rosa. Rómulo es el ingenuo sicario de los apóstoles, un deforme conserje de gran erudición que ejecuta a los candidatos necesarios para continuar con el conjuro de Tutemón; Rosa es una prostituta vieja y enferma que toma venganza del mundo contagiando de SIDA a todos sus clientes. Forman una historia de amor deliciosa, que desafía y seduce al lector desde el primer instante.

Todo pasa en la colonia Roma de la Ciudad de México, en una privada que aún existe, y sucede en el siglo XXI, lo que convierte a “El Laberinto escondido de Dios” en una novela contemporánea de gran audacia, que analiza el fondo de los sentimientos de cada personaje y propicia la empatía de una manera que jamás se había manejado en la literatura.

Hay que leerla. Difícilmente una crítica puede describir al lector el laberinto que el autor propone recorrer juntos. La novela deja a la decisión de cada lector quiénes son los protagonistas de la obra, porque varios de los personajes secundarios se disputan el honor de ser los héroes de la comedia-tragedia en una batalla de arquetipos tradicionales.
Sabemos por la información de las solapas, que la obra fue finalista del controvertido Premio Planeta, un galardón con una marcada tendencia hacia los autores españoles, aunque algunos latinoamericanos como Antonio Skármeta o el flamante Nobel Mario Vargas Llosa lo hayan obtenido. Es poco probable que el estilo latinoamericano de redactar, proclive a las frases largas y coloridas y al uso de las comas en lugar de los puntos de los autores de la península ibérica, afecte a los jurados catalanes tan reacios a la ruptura de los cánones, por lo que llama la atención que la obra haya llegado a las finales  del premio.

Lo único que puedo proponer es sentarse, tomar la novela de Ancona en las manos, leerla con detenimiento y sacar sus propias conclusiones. Si alguien me dice a quien se dirigen los personajes cuando hablan y desafían a su Dios, me sentiré completamente satisfecho. Antes de mandar a la hoguera al autor por su irreverencia hay que estar seguros de quién es el Dios de la novela.

Agradezco a Octavio Colmenares, el viejo guerrero de la edición en México, que me haya enviado uno de los primeros ejemplares. Auguro un gran éxito literario y comercial.


10 comentarios:

Mariola López dijo...

Mis felicitaciones más sinceras desde la capital más al sur de España y de Europa.
Un abrazo

escribes conmigo dijo...

Álvaro:
Felicidades por el libro y por tan buena critica.
lastima no poder estar para la presentación.

hasta pronto mario

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Me alegro de su éxito, siempre es un estimulo para una siguiente etapa de algo mejor si cabe.
Le dejo mi ternura
Sor.Cecilia

Álvaro Ancona dijo...

Mariola: no sabes cómo me gustaría presentar el libro por ahí. Gracias.

Álvaro Ancona dijo...

Mario:

me hubiera encantado conocerte en persona, Deberías venir.

Álvaro Ancona dijo...

Sor Cecilia:

Simepre hay algo más.

Beso su mano.

C.D. Mirache dijo...

Muchas felicidades
saludos
Mirache

BANDOLERA dijo...

Definitivamente, hay que leerlo.... ;)

Melodía dijo...

Alvaro que buenoooo!! Un escritor de sangre se siente en cada letra, en cada frase y tu lo eres!!
Un honor que seamos amigos, compañeros de sueños literarios!
Un AbrazoTTT de celebración por muchos éxitos con alegría.

Javier dijo...

Alvaro,

Estaremos esperando el libro con ansia para degustarlo. Sabes que admiro tu genio literario y no me sorprende la reseña. Abrazos desde Tijuana.