lunes, 3 de junio de 2013

Érase que se era



Érase que se era…

¡No manches!, ¿así va a empezar tu novela?

Claro, no ves que es un cuento de princesas y dragones y cosas así, a la antigüita.

¿Y quién carajos va a leer algo semejante en el siglo XXI. Deberías escribir cosas de moda, como magos o vampiros.

—Por eso no progresas como musa. En lugar de inspirar te la pasas proponiendo tonterías. Los magos estuvieron de moda en la literatura medieval, y los vampiros en el siglo XIX. El tal Stoker escribió Drácula a finales de ese siglo.

—Y tú por eso no vendes un pinche libro. Por ignorante. Los libros más vendidos a principios del siglo XXI han sido los de Harry Potter y los de Crepúsculo. Unos de magos y otros de vampiros. La Rowling y la Meyer están contando sus millones dólares y tú no tienes para pagar la renta de este rascuache depa que se cae a pedazos. Soy una de las musas más pránganas del siglo. No tengo qué ponerme y hace meses que no me sacas a pasear. Esto no es vida.