martes, 2 de septiembre de 2008

El decálogo de Stephen Vizinczey para escritores



1. No beberás, ni fumarás, ni te drogarás. ("Para ser escritor necesitas todo el cerebro que tienes.")
2. No tendrás costumbres caras. ("Es preciso decidir qué es más importante para uno: vivir bien o escribir bien.No hay que atormentarse con ambiciones contradictorias")
3. Soñarás y escribirás; soñarás y volverás a escribir. ("No dejes a nadie decirte que estás perdiendo el tiempo cuando tienes la mirada perdida en el vacío. No existe otra forma de concebir un mundo imaginario...")
4. No serás vanidoso. ("Si crees ser sabio, racional, bueno, una bendición para el sexo opuesto, una víctima de las circunstancias(...)es porque no te conoces a ti mismo lo suficiente para escribir.")
5. No serás modesto. ("Nunca he conocido a un buen escritor que no intentara ser grande")
6. Pensarás sin cesar en los que son verdaderamente grandes.
7. No dejarás pasar un día sin releer algo grande ("...no se debe cometer el error de leerlo todo para estar "bien informado". Estar "bien informado" sirve para brillar en las fiestas, pero resulta absolutamente inútil para un escritor".)
8. No adorarás Londres-Nueva York-París ("...Si posees una buena colección de obras de grandes escritores y no dejas de releerlos, tienes acceso a más secretos de la literatura que todos los farsantes de la cultura que marcan el tono en las grandes ciudades...")
9. Escribirás por tu propio placer ("...si Shakespeare no puede complacer a todo el mundo ¿por qué intentarlo siquiera nosotros? Esto significa que no vale la pena que te esfuerces por interesarte por algo que te resulta aburrido.")
10. Serás difícil de complacer ("la mayoría de los libros nuevos que leo se me antojan a medio terminar...")
Stephen Vizinczey,
nacido en Hungría en 1933, segundo hijo de un director
de escuela antifascista que fue asesinado por un fanático nazi, escribió poesía y
teatro en su adolescencia. Luchó en el levantamiento de 1956 y huyó a Occidente
sabiendo sólo una docena de palabras en inglés. Aprendió este idioma trabajando
como guionista, editor de semanarios y productor de radio en el Canadá.
Posteriormente vivió en los Estados Unidos y más tarde se instaló en
Londres. Con sus novelas y ensayos, "se ha colocado, con Conrad y Nabokov, en
la categoría de escritores extranjeros cuyo dominio del inglés es capaz de mover
a envidia a quienes lo tienen como lengua materna" (Newsday).
"Vizinczey es uno de los grandes escritores actuales por su capacidad para
hacer suyos temas cruciales de nuestro tiempo y transfigurarlos en materia
narrativa con humor y pasión" (La Vanguardia). Es autor de las novelas En
brazos de la mujer madura y Un millonario y de los ensayos Verdad y
mentiras en la literatura y The Rules of Chaos.