lunes, 9 de febrero de 2009

La diversión empieza a los cincuenta (Fragmento).



Capítulo I

El Amor


It is better to have loved and lost than to not loved at all.
Alfred Lord Tennyson

Amor. La reina de las emociones.

El cerebro humano se divide en dos hemisferios. El izquierdo en el que se ubica la inteligencia racional, y el derecho en el que se asientan las emociones y los instintos. La inteligencia del lado izquierdo es la que medimos como coeficiente intelectual. La inteligencia del lado derecho, es la que el psicólogo Daniel Goleman definió como inteligencia emocional. Las emociones no son un acto de la voluntad del ser humano. Son sentimientos que surgen espontáneamente y que suelen afectar de manera importante al comportamiento. Existen muchas emociones conocidas: Ira, tristeza, miedo, placer, sorpresa, disgusto, vergüenza y en el centro de todas ellas, la emoción más importante que conoce el hombre: el amor.

Definición de amor
Es muy difícil intentar definir con palabras esa sensación que mueve al mundo.
El amor es un concepto universal relacionado con la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista (científico, filosófico, religioso, artístico).

Se interpreta como un sentimiento y con frecuencia el término se asocia con el amor romántico. En el terreno religioso presenta fuertes connotaciones espirituales, de forma que trasciende, pasa a ser un estado del alma o de la conciencia identificado en algunas religiones como Dios mismo.

Para la Biología tiene relación directa con la supervivencia de la especie y según algunos pensadores, el amor no es exclusivo de la especie humana. Algunos animales son capaces de establecer nexos emocionales sospechosamente parecidos a amor.

Etimología del amor
Para los estudiosos del origen de las palabras amor viene del latín amor, así de sencillo y significa el sentimiento afectivo intenso que se experimenta hacia una persona, animal o cosa.
Hay una segunda definición que habla de una emoción que demuestra un cariño muy fuerte hacia otra persona y viene en diferentes formas y tamaños. Hay varias expresiones del amor como el que se siente por los amigos, los padres o los hijos.

Sin embargo, la más romántica y profunda de las interpretaciones etimológicas del amor, es la que lo define como a, negación, y mor, muerte. Es decir, la compensación que la vida nos regala a cambio de la inevitable muerte.

Perspectivas del amor

Perspectiva popular
Normalmente se asocia el término con el amor de pareja, una relación pasional entre dos personas con una influencia muy importante en sus relaciones interpersonales y sexuales mutuas.
Pero también se aplica a otras formas, como el amor platónico, el amor a la familia, el amor a Dios, a la Humanidad, a la Naturaleza, al Arte o la Belleza, lo que suele asociarse con la empatía.
Para Gottfried Leibniz, “amar es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad”.
En la mayoría de los casos significa un gran afecto por algo que ocasiona felicidad o placer al que ama. Suele representar la contraparte del odio, el desprecio y el egoísmo.
Puede ser definido como resultado del esfuerzo y habilidad para llegar a un objetivo,
como el que siente un padre hacia un hijo realizado. En este caso, el amor está basado creencias y principios han han tenido su recompensa. Muy lejano del amor incondicional profesado habitualmente normalmente profesado por la madre, que excluye cualquier principio o lógica.



Perspectiva religiosa
Para las religiones monoteístas, el amor es un regalo de Dios, como es el caso del Islam, el judaísmo y el cristianismo. El nuevo testamento de la Biblia tiene una definición del amor que refleja el pensamiento del tiempo en que fue escrito:

"El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta".
1 Corintios 13:4-7

Para el budismo, el amor es un estado de pureza espiritual al que los seres humanos pueden acceder mediante la liberación de las llamadas emociones perturbadoras: deseo y apego, odio e ira, ignorancia, orgullo, envidia.

Perspectiva psicológica
El psicólogo Robert J. Sternberg propuso 3 componentes del amor:

La intimidad.
La pasión.
La decisión o compromiso.

Para Erick Fromm, el amor es un arte. Una acción facultativa que se emprende, y no una pasión impuesta contra la voluntad de quien lo vive. El amor es entonces: decisión, elección y actitud.

Desde el punto de vista psicológico el amor es un estado mental orgánico que crece o decrece dependiendo de cómo se retroalimente ese sentimiento en la relación de los que componen el núcleo amoroso. Depende de cosas prácticas como la conducta del ser amado, o por las necesidades de la persona que ama, como deseo sexual o necesidad de tapar el hueco de la soledad.


Perspectiva filosófica
Si la actitud del amor ha de formar parte, en algún momento, de las descripciones que siguen los lineamientos de la ciencia experimental, deberá definirse de manera tal que pueda ser observada y cuantificada con cierta precisión. El filósofo Baruch de Spinoza estableció una definición en el que caben los lineamientos de las ciencias humanas y sociales. El que imagina aquello que ama afectado de alegría o tristeza, también será afectado de alegría o tristeza; y uno y otro de estos afectos será mayor o menor en el amante, según uno y otro sea mayor o menor en la cosa amada.

Es semejante a la definición bíblica del amor: amarás a tu prójimo como a ti mismo.
El amor entonces es un camino de dos vías en el que se comparten las alegrías y las tristezas. Ya lo dicen la protesta conyugal: en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida, hasta que la muerte nos separe.

Perspectiva biológica
El concepto de amor no es una noción científica, y resulta difícil explicarlo en términos biológicos. Desde el punto de vista de la biología, lo que conocemos como amor, parece ser un medio para la supervivencia de la especie.
La supervivencia es el fin biológico más importante. El amor es trascendente porque contribuye y garantiza la supervivencia de una especie. Por eso a los hombres les atraen instintivamente las mujeres y a las mujeres los hombres que pueden garantizar la reproducción exitosa y el mejoramiento de la especie.

Perspectiva histórica y cultural
Así como el amor tiene fundamentos biológicos, religiosos, y psicológicos, también forma parte de la civilización y de la historia de la cultura. La invención del amor se ha atribuido a los trovadores, al cristianismo, a los miembros del movimiento romántico, pero la arqueología nos lleva mucho más atrás en la historia. Existen manifestaciones del amor desde el principio de la humanidad.


La mitología del amor: el mito del andrógino

El hombre ha generado conflictos entre los dioses en todas las culturas. En la mitología griega existían tres sexos en una sola unidad: el masculino, descendiente del sol; el femenino, de la tierra y un tercero en el que participaban ambos, de la luna. Eran seres arrogantes que desafiaban a los dioses con su poder. Tras mucho pensarlo, al fin Zeus tuvo una idea y dijo: voy a cortarlos en dos a cada uno, y así serán al mismo tiempo más débiles y más útiles para nosotros al haber aumentado su número. El ser original quedó cortado en dos, pero cada parte echaba de menos a su mitad, y se reunía con ella, se rodeaban con sus brazos, se abrazaban anhelando ser una sola por naturaleza. Así se originó el amor.

El amor y el deseo.
Cuando a un hombre le gusta una mujer, habitualmente, no sabe por qué le gusta. Nietzsche interpreta el deseo como la recepción de señales interpretadas por el cerebro de manera subjetiva. La decodificación de esas señales produce una reacción en nuestro razonamiento o en las creencias individuales que hace surgir al amor.

Amor puro
Es el sentimos, el que podemos ver, el que no obedece a razones y sale del fondo del corazón y del placer. Provoca sufrimiento y deleite, es horrible y maravilloso.

Amor liberal
Es el amor que no tiene causa, que no conoce límites, ni reglas. En el amor liberal se acepta todo, y están prohibidos los celos y el sentido de posesión.

Amor material
Es el amor que nace bajo la influencia de lo pragmático o superficial en los sentimientos. Es muy común en la sociedad y obedece al concepto de la conveniencia. Como dicen las mamás a las hijas: ese muchacho es un buen partido, de buena familia, trabajador, tiene coche último modelo y su padre es millonario. El enamorado obedece al hemisferio racional de su cerebro y termina con el chico romántico que le mueve los sentimientos para casarse con el buen partido.

Amor dialéctico
El amor dialéctico nace de una pregunta esencial: ¿cómo debo amar? y se responde:
Ama como tú quieras, siempre y cuando ames. Propone la tolerancia y el incondicional respeto a la pareja. La amo tanto que la dejo en libertad absoluta, porque la amo como es, en su mundo natural; libre como gaviota, y jamás encadenada.
El amor dialéctico es sólo un proceso que, aplicado, al amor liberal, al materialista y al puro, se convierte en amor real. Es el fin de la búsqueda, la manera perfecta de amar, sin tratar de cambiar la esencia de la persona amada y siendo correspondido.

Amor y sexualidad
Como vimos antes, la estrategia sexual del ser humano es consecuencia de la selección natural que hace atractiva a la persona del sexo opuesto a quien consideramos más adecuado para recibir la información genética.
Por eso buscamos a la pareja sexual más atractiva, balanceando factores de la cultura, como inteligencia, sensibilidad, belleza y salud. Buscamos por principio a alguien parecido a nosotros, en el color de la piel y el nivel social y cultural para lograr una propagación exitosa de los genes a largo plazo.
Los hombres se suelen sentir atraídos por mujeres jóvenes y fértiles; la belleza habitualmente se asocia con la fecundidad; las mujeres en cambio, prestan más atención al estatus: poder, riqueza, e inteligencia.
La diferencia sexual fundamental entre hombres y mujeres reside en la fisiología que cada sexo tiene producir vástagos: las mujeres producen óvulos que siguen la ley de la oferta y la demanda. Son pocos en cantidad y en frecuencia, y muy costosos. Al quedar embarazadas cuidan de los niños que demandan tiempo y atención. Los hombres en cambio, producen esperma abundante, frecuente y barato. En el rol social típico proporcionan alimento y protección a la familia, pero a nivel significativamente menor que la hembra.

El amor es subjetivo.
Ante la imposibilidad de poder definir al amor de manera contundente, tendremos que concluir que es un concepto subjetivo, y que quizá exista una definición de amor por cada ser humano.

El arte de besar sapos
Los cuentos de hadas, la literatura de todos los tiempos, y en particular las telenovelas contemporáneas, han convertido al amor en un sueño romántico y cursi que produce la expectativa del legendario príncipe azul de la era medieval que llegará a rescatar a la princesa y la conducirá en su blanco corcel hasta el tálamo nupcial de su castillo. Puede parecer un juego, pero tiene un fondo real y, tanto las mujeres como los hombres esperan al príncipe azul o despertar con un beso a la bella durmiente del bosque. Por eso se dedican a besar sapos esperando que se conviertan en príncipes, aunque frecuentemente se casan con príncipes que al tercer día se convierten en sapos.

Amor y empatía
No hay fórmula más eficiente para el amor que la capacidad de ponerse en los zapatos de los demás. Cuando el hombre entienda a la mujer, la mujer al hombre, los padres a los hijos, los amigos a los amigos, los jefes a los empleados, los negros a los blancos, y los musulmanes a los infieles, el mundo se va a convertir en el planeta del amor.

A cuántas personas queremos
Uno de los problemas que limitan al amor es la cantidad de personas a las que realmente queremos o que nos quieren de verdad. He hecho está pregunta a miles de personas en décadas de dar conferencias, y siempre obtengo una respuesta parecida. La mayoría de la gente, quiere y es querida por diez o veinte personas a lo sumo. De los casi siete mil personas que pueblan este cárdeno mundo sólo queremos a diez, y eso exagerando un poco. ¿No les parece absurdo?

Y para acabarla de amolar solemos querer nada más a personas parecidas a nosotros. Los blancos quieren a los blancos, los católicos a otros católicos, los chinos a otros chinos, y un largo etcétera. Como si las similitudes demográficas y psicográficas fueran condición sine qua non para el amor.

Los complementos
Sin embargo. Muchas veces el éxito del amor en pareja proviene de las grandes diferencias. Un hombre pragmático y eficiente hace una espléndida pareja con una mujer romántica y soñadora. La combinación de dos soñadores o de dos románticos casi puede garantizar el fracaso matrimonial.

El amor y el humor
Hay una frase de V. Schmill de su libro “Disciplina inteligente” que dice: La solemnidad y la rigidez son a la muerte, como el sentido del humor y la flexibilidad son a la vida. Elemental, mi querido lector. Llena los huecos de tu matrimonio o de cualquier relación amorosa de solemnidad, amargura, quejas, reglas inamovibles, y estarás reservando un lugar privilegiado en el teatro de la soledad. Llénalos en cambio de sentido del humor y flexibilidad y estarás asegurando el viaje en la primera clase de la felicidad.


Hedonismo y Epicureísmo en el amor.
El Hedonismo es una teoría moral que constituye al placer en bien último o supremo fin de la vida humana. El fin último o bien supremo del hombre se identifica con el placer y la felicidad.
El epicureísmo propone en cambio la realización de la vida buena y feliz mediante la administración inteligente de placeres y dolores. Y no se refiere estrictamente al placer sensorial, sino también al intelectual ya que considera al hombre como un todo.
Y yo me pregunto: ¿Es el amor una búsqueda hedonista de placer? ¿Es el amor una búsqueda epicureísta de placer y de dolor? ¿Es el mundo el valle de lágrimas que dogmatizan algunos principios religiosos?
Se los dejo de tarea.



El amor de pareja

Ya conocimos el mito griego del andrógino que asegura que fuimos partidos en dos mitades por los dioses y, que el amor es un castigo que nos obliga a buscar la parte que nos complementa.
Vivimos con la necesidad fisiológica y cultural de encontrar a un socio vitalicio, eso es indudable. El ser humano no está capacitado para vivir en soledad, necesita caricias, necesita comprensión, necesita pasión, y el mejor proveedor de esas mercancías es el amor. Como dijo Pierre Theilhard de Chardin: El amor es la más universal, la más formidable y la más misteriosa de las energías cósmicas.

Hace ciento cincuenta mil años que existe el ser humano como lo conocemos. El llamado sapiens-sapiens. A fines del año 2008 hay en el planeta 6 millones 700 mil habitantes. Coincidir con la persona exacta entre tantos años y tantas personas es un verdadero milagro de amor. Y nada llena tan eficientemente los huecos que la vida nos abre como
el amor.

Decálogo del amor


1. Siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.
2. Los huecos y los espacios en blanco son una gran oportunidad para seguir viviendo.
3. El vacío, según Einstein, puede transformarse en la más poderosa energía.
4. Un cero a la izquierda es un vacío. Si lo movemos a la derecha le damos un valor infinito.
5. Los huecos de la vida son necesidades no satisfechas y fuentes de estrés
6. El amor es la compensación que la vida nos regala a cambio de la muerte.
7. Sin huecos en el tiempo no habría creatividad porque estaríamos siempre ocupados
8. Ser lo que se es... sin importar lo que se sea
9. Llena los huecos vacío de de sentido del humor y flexibilidad y estarás asegurando el viaje en la primera clase de la felicidad.
10. Nada llena tan eficientemente los huecos que la vida nos abre como el amor.


Las 10 mejores frases de amor

Un viejo enamorado es como una flor en invierno.
Refrán portugués

Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando.
Rabindranath Tagore

Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor.
Tácito

Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Saint-Exupery

En las venturas del amor dice más el que calla.
Calderón de la Barca

El amor es un acto de perdón interminable... una mirada tierna que se convierte en hábito.
Peter Ustinov

Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible para los ojos.
Antoine de Saint-Exupery

El amor no sólo debe ser una luz, sino una llama.
Henry David Thoreau

¡Te amo tanto que no podría amarte más!
Irene Fhori

El amor inmaduro dice: Te amo porque te necesito.
El amor maduro dice: Te necesito porque te amo.
Erich Fromm

Las personas superiores son las únicas que saben amar
Honorato de Balzac