miércoles, 13 de enero de 2010

Maestro, por favor


Hágame un favor, maestro del piano,
deslice sus dedos mágicos sobre los doce sonidos,
y permita que el señor del contrabajo defina el metro
para que los metales atrapen la nostalgia de las bandas
del tiempo en que bailaban mis abuelos.
Convoque con su batuta nigromante
a los diletantes de las cuerdas y los arpegios,
y dirija la ruta de los chelos
los violines
y las flautas dulces,
para dar sitio a la melancolía de las pasiones
atrapadas en los relojes de arena.
Hágame un favor, maestro del piano,
convierta en melodía la saudade,
notas blancas y negras,
sostenidos y bemoles,
silencios y acordes poderosos,
para que la música viaje por el tiempo
conducida por un coro de jilgueros
y la despierte cantándole al oído
las palabras que mi cobardía ha callado.

5 comentarios:

Isabel dijo...

si supiera tocar el piano haría esos acordes para ti, y para tantos otros en los que me incluyo.Aunque creo que esos silencios igualmente quedarían callados.

Me ha gustado eso de conventir saudades en melodías que nos sacudan los sentidos.

Un beso

María Susana dijo...

hermosa poesía con la que me he deleitado, Gracias por estar enuno de mis blog todosloscuentosdelmundo. Leyendo todo tu perfil me siento cohibida pues solo soy una artesana de las letras, letras que salen de mi alma siempre, letras que no entienden de métrica,solo entienden se sentimientos que llevo dentro desde hace mucho tiempo. Por eso es un honor tenerte en mi blog, seguiré visitándote y Gracias nuevamente por acercarte a un humilde escritora con el alma llena de versos y prosas!
María Susana

María Susana dijo...

Hermosa poesía la que he leido vengo a agradecer que estés en uno de mis blogs todosloscuentosdelmundo, realmente espara mi un honor ya que solo soy una artesana de las letras, letras que nacen del alma desde hace ya tiempo, que quizás no sepan de métricas pero si saben de sentimientos de sueños y utopías.Una vez más gracias seguiré visitándote y `por supuesto seguiré tu blog.
Desde argentina un saludo fraterno
María Susana

Álvaro Ancona dijo...

Isabel:

es un gran placer encontrarte por aquí.

Un abrazo fuerte.

Álvaro Ancona dijo...

María Susana:

las puertas están abiertas siempre. Bienvenida.