jueves, 31 de diciembre de 2009

Andaba tan distraído


Andaba tan distraído, que no me di cuenta
de que el telón de la noche había descendido
sobre el escenario del primer acto
y se anunciaba la tercera llamada.

Andaba tan distraído, que no vi siquiera
la metamorfosis de los hielos boreales
ni la llegada del último de los veranos
disfrazado de muñeco de nieve.

Andaba tan distraído, que perdí la hora exacta
en la que el polvo del camino
llenó mi cabeza con su sinfonía de blancos
y mis pies se estacionaron
agotados de tanto correr a ningún lado.

Andaba tan distraído, que no vi crecer los árboles
que yo mismo sembré con manos nuevas.
Y ni siquiera me enteré del momento justo
en que mi juventud empacó las maletas
con reservación para el último destino.

8 comentarios:

assuntos aleatórios dijo...

Caríssimo, desculpe por "invadir" seu blog, porém "andava tão distraído" que cheguei aqui. O eu-poético, distraidamente, com o noite, com o tempo,espaço e natureza, não consegue perceber a dimensão que o cenário cronológico da vida transmuta.Dialeticamente a vida vai,e o destino,o seu destino? Seu poema é como seu último verso "con reservación para el último destino". Bravo, Álvaro Ancona. Abraços do brasileiro, de São Paulo,Maurício Gomes. Espero que visite meu blog.

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES dijo...

ESE DEJO DE NOSTALGIA QUE DEJA EL DISTRAERSE... Y ESTE POEMA QUE TE REMUEVE DESDE DENTRO... HERMOSO...

UN ABRAZO...

Paloma dijo...

Se nos escapa el tiempo, olvidándonos algunas veces que estamos hechos de él. Te felicito, es precioso.

Besos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Genial, Álvaro. Un poema sencillamente divino que nos permite reflexionar sobre la necesidad de vivir el aquí y ahora.

Felicitaciones
Feliz año 2010, querido amigo
Ana

Álvaro Ancona dijo...

Caríssimo, desculpe por "invadir" seu blog, porém "andava tão distraído" Bravo, Álvaro Ancona. Abraços do brasileiro, de São Paulo,Maurício Gomes. Espero que visite meu blog.

Siempre, bienvenido, Maurcio. Me encanta leer poesía en portugués.

Álvaro Ancona dijo...

Blanca Libia:

la puerta estará siempre abierta para ti.

Álvaro Ancona dijo...

Paloma:

poeta y filósofa con la palabra siempre justa.

Gracias.

Álvaro Ancona dijo...

Ana:

cómo hacía falta la presencia de la undécima musa en este sitio.

Abrazos.