sábado, 19 de junio de 2010

Atención...


Debe andar muy distraído Dios, porque se le están muriendo los delfines y los escritores. Sólo sobreviven los diputados.

8 comentarios:

escribes conmigo dijo...

la muerte de un escritor siempre es lamentable, y se han muerto dos Saramoago y Monsibaes.
es una verdadera tristeza.

hasta pronto mario

i am... dijo...

Más que despistado, creo que Dios está en plena campaña para ganar adeptos, frente a un diputado solo podemos encomendarnos a Ël, mientras que frente a los escritores, nos rendimos ante la divina belleza de sus letras, y eso seguro que provoca cierta envidia, hasta en Dios.

Un afectuoso saludo

carlos guerrero dijo...

Toda, toda la razón.

Un abrazo

McEdd dijo...

Excelente comentario!!!, the best ever!!

Álvaro Ancona dijo...

Mario:

qué desperdicio. Cada que muere un escritor se pierden las letras.

Álvaro Ancona dijo...

i am:

¿Sabra esacribir Dios? Siempre me lo he preguntado.

Álvaro Ancona dijo...

Carlos, gracias por tu visita. Vaya un abrazo hasta españa.

Álvaro Ancona dijo...

Gracias, McEdd. Estimulan tus palabras.